top of page
  • Foto del escritorTPK Info

Los 5 'dolores de cabeza' más comunes para los gerentes de movilidad internacional

Actualizado: 21 jun 2023



CUMPLIMIENTO REGULATORIO


Uno de los mayores desafíos a los que se enfrentan los gerentes en movilidad internacional (GMI) es cumplir con las regulaciones y leyes de cada país en el que se encuentra la empresa y al que se trasladan los empleados. Esto puede ser complicado debido a las diferentes normativas en cada país, que cambian constantemente por lo que el GMI debe tener un conocimiento profundo de las leyes y regulaciones específicas de cada país en el que opera la empresa y donde se trasladan los empleados Además, las multas por incumplimiento pueden ser muy costosas, por lo que deben asegurarse de que todos los aspectos del traslado cumplan con los requisitos legales.


Algunos de los problemas más comunes que pueden surgir en relación con el cumplimiento regulatorio incluyen el visado y permisos de trabajo. En algunos países, la obtención de visados y permisos de trabajo puede ser complicada y costosa, y puede haber restricciones sobre los tipos de trabajos que los extranjeros pueden realizar. Los GMI deben asegurarse de que todos los empleados tengan los visados y permisos de trabajo necesarios antes de viajar al país de destino.


Además, las regulaciones y leyes también pueden afectar a otros aspectos del traslado, como la carga y transporte de bienes personales y equipos. Los GMI deben asegurarse de que todos los bienes personales y equipos estén clasificados y empaquetados correctamente, y que cumplan con todas las regulaciones aduaneras y de importación y exportación del país de destino.


Por último, también deben tener en cuenta las implicaciones fiscales y de seguridad social. Las implicaciones fiscales pueden variar significativamente entre países y pueden ser complicadas de entender y manejar por lo que deben trabajar estrechamente con los departamentos fiscales y legales de la empresa para asegurarse de que todos los aspectos fiscales se manejen adecuadamente. También deben asegurarse de que los empleados reciban el apoyo adecuado para estar al día con todas las regulaciones y leyes de seguridad social del país de destino.


GESTIÓN DE COSTOS


El aspecto de la gestión de costos es crucial en la gestión de la movilidad internacional de los empleados. Los traslados internacionales pueden ser muy costosos, especialmente cuando se trata de traslados de larga duración y con familias. Los GMI deben trabajar para mantener los costos bajo control y garantizar que el traslado sea lo más eficiente y rentable posible, sin comprometer la calidad del traslado y la satisfacción del empleado.


Uno de los principales desafíos que se presentan en la gestión de costos es el equilibrio entre el costo y la calidad. Si se trata de reducir costos a expensas de la calidad del traslado, esto puede tener un impacto negativo en la satisfacción del empleado y su capacidad para adaptarse a su nuevo entorno. Por otro lado, si se prioriza la calidad sin considerar el costo, esto puede tener un impacto en la rentabilidad de la empresa.


Otro desafío importante en la gestión de costos es el seguimiento y control de los costos a lo largo del proceso de traslado. Los GMI deben asegurarse de que se establezcan presupuestos claros y realistas para cada traslado, y de que se monitoreen y se actualicen los costos a medida que surjan. Esto puede ser particularmente difícil en los traslados de larga duración, donde los costos pueden ser difíciles de predecir y controlar.


La gestión de costos también puede verse afectada por factores externos, como la fluctuación de los tipos de cambio o los cambios en las políticas de inmigración y visas. Los GMI deben estar al tanto de estos cambios y ser capaces de ajustar sus presupuestos y estrategias en consecuencia.


Es importante destacar que la gestión de costos no solo implica la planificación y ejecución de los traslados, sino también la gestión de los costos continuos una vez que el empleado y su familia se han instalado en su nuevo hogar. Esto incluye el monitoreo de los costos de vivienda, transporte, atención médica y otros gastos relacionados, y la implementación de medidas de control de costos si es necesario.


GESTIÓN DE LA CULTURA


La gestión de la cultura es uno de los desafíos más complejos que enfrentan los Gerentes de Movilidad Global, ya que cada país tiene su propia cultura y costumbres únicas que pueden ser muy diferentes a las del país de origen del empleado. Esto puede llevar a problemas de adaptación cultural, estrés y conflictos interpersonales entre los empleados, lo que puede afectar negativamente su desempeño laboral y su satisfacción en el trabajo.


Es importante que los empleados se sientan cómodos y comprendan las diferencias culturales para poder adaptarse a su nueva vida y trabajo en el país de destino. Los GMI deben proporcionar apoyo y recursos para ayudar a los empleados a adaptarse y sentirse cómodos en su nuevo entorno. Esto puede incluir programas de capacitación intercultural, orientación cultural y asesoramiento para ayudar a los empleados a comprender las diferencias culturales y las expectativas en el lugar de trabajo. También puede ser beneficioso conectar a los empleados con colegas locales para ayudarlos a construir relaciones y comprender mejor la cultura local.


Es importante que los GMI trabajen para crear una cultura organizacional inclusiva y respetuosa, que valore y respete las diferencias culturales. Esto puede ayudar a los empleados a sentirse cómodos en su nuevo entorno y reducir la posibilidad de conflictos interpersonales. También deben estar preparados para abordar cualquier problema o conflicto intercultural que surja, y trabajar para encontrar soluciones efectivas y equitativas para todas las partes involucradas.


COMUNICACIÓN


Mantener una comunicación abierta, paciencia y flexibilidad tanto en planes proactivos como en cambios inesperados en tiempo real es crucial para garantizar que los traslados internacionales sean efectivos. Los GMI deben comunicarse con los empleados, los equipos de recursos humanos, los proveedores de servicios y otros stakeholders para asegurarse de que todos estén en la misma página y de que se cumplan los plazos y requisitos específicos. La comunicación efectiva también es importante para garantizar que los empleados se sientan apoyados y comprendidos durante todo el proceso de traslado.


La falta de comunicación o una comunicación ineficaz pueden conducir a malentendidos, retrasos y, en última instancia, a un traslado fallido. Por lo tanto, los GMI deben asegurarse de tener un plan de comunicación claro y efectivo que involucre a todas las partes interesadas.


Uno de los principales problemas que pueden surgir en la comunicación es la falta de claridad en los roles y responsabilidades de cada persona involucrada en el proceso de traslado. Esto puede causar confusión y retrasos en la toma de decisiones.

Otro desafío en la comunicación es la barrera del idioma y la cultura. Si los empleados y las partes interesadas hablan diferentes idiomas o tienen diferentes formas de comunicación, puede haber malentendidos y confusiones. Los GMI deben asegurarse de que todos los involucrados comprendan los términos y los plazos específicos, y de que la información se transmita de manera clara y efectiva.


La falta de comunicación también puede ser un problema en situaciones de emergencia. Si un empleado se enferma o tiene un problema durante su traslado, es importante que haya un plan de comunicación claro y efectivo para garantizar que reciba la atención necesaria. Si los GMI no tienen un plan de comunicación efectivo en su lugar, puede haber retrasos en la atención médica o problemas para resolver la situación de manera oportuna.


PERSONALIZACIÓN


Cada empleado móvil tiene sus propias necesidades y desafíos únicos, y es importante que los GMI los comprendan para poder brindar un apoyo efectivo durante todo el proceso de traslado.

Algunos de los factores que se deben tener en cuenta al entender las necesidades y desafíos de los empleados móviles incluyen el estado civil, la edad, la familia, el nivel de experiencia, la cultura y las expectativas de cada empleado. Por ejemplo, un empleado soltero y sin hijos puede requerir un alojamiento diferente y una asignación de gastos diferentes a la de un empleado casado con hijos.


Además, los GMI también deben considerar las necesidades específicas de los empleados, como la atención médica, la educación, la seguridad y las barreras lingüísticas. Un empleado que se traslada a un país donde no habla el idioma local puede requerir clases de idiomas y asistencia para la traducción. Por otro lado, un empleado que requiere atención médica especializada debe tener acceso a servicios médicos adecuados en su destino.


Es fundamental que los GMI trabajen estrechamente con los empleados móviles y los departamentos de recursos humanos para identificar y entender las necesidades específicas de cada empleado. Deben asegurarse de que se proporcione el apoyo adecuado y los recursos necesarios para garantizar que los empleados puedan adaptarse y prosperar en su nuevo destino.


Es importante que los GMI tengan un enfoque personalizado en el apoyo a los empleados móviles ya que la asistencia personalizada puede hacer una gran diferencia para los empleados móviles y pueden contribuir a su éxito en el nuevo destino. Los GMI deben estar disponibles para escuchar y abordar las preocupaciones de los empleados móviles y brindar asesoramiento y orientación personalizada durante todo el proceso de traslado.



Fuente: Transpack Argentina






4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Convención LACMA 2024

¡El equipo de Transpack Argentina está muy entusiasmado de participar en la Convención LACMA 2024! Este evento anual, organizado por la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Empresas de Mudanzas

Commentaires


bottom of page